Caso clínico: Displasia de cadera Pancho vino a la clínica a los 3 meses de edad porque  andaba con dificultad debido a una debilidad en las  extremidades trasera. Pronto se vió en las radiografías  una marcada displasia de cadera que le producía mucho  dolor. Al poco tiempo empezó a tener problemas al orinar.  Se descubrió que tenía cristales de oxalato cálcico que le  producian esos problemas en la micción.   Aparentemente estos síntomas parecen no presentar  ninguna relación, pero según la homeopatía, tanto los  síntomas como el caracter del animal responden  claramente a un mismo medicamento.  De este modo, con el empleo de un único medicamento  homeopático, tratamos el problema de la displasia de  cadera y los cristales de la orina.  Además, en este caso la acupuntura ofrecio un alivio  importante del dolor que presentaba en la cadera.  Un claro indicador de que la displasia ha mejorado es ver  que la cabeza del fémur es más redondeada y lisa para  articular de forma correcta.  La homeopatía y la acupuntura pueden ayudar en estos casos en los que actualmente existen pocas alternativas. Los tratamientos convencionales consisten en dar condroprotectores que solo alivian el dolor a largo plazo o el tratamiento quirúrgico. Arriba: Detalle de la cabeza del fémur dereche (izq. antes, dcha. ahora) Abajo: Detalle de la cabeza del fémur inquierda (izq. antes, dcha. ahora)